12 horas de trabajo por 1 euro al día, la realidad de la explotación infantil

Ehsan Ullah Khan, luchador contra la esclavitud infantil, presenta la plataforma DIGNItex, que reclama unas condiciones dignas en la industria textil.

Que las grandes marcas de textiles explotan humanos, especialmente niños, ya es un secreto a voces. Los datos ofrecidos por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) son desoladores. Pues resulta que 152 millones de niños están sometidos al trabajo infantil, lo que supone casi uno de cada diez niños en el mundo. En términos absolutos, casi la mitad del trabajo infantil (72 millones) se concentra en África, y 62 millones en Asia y el Pacífico.

El algodón de una de las camisetas que llega para su venta en la Unión Europea se recoge en Etiopía, la tela se elabora en Pakistán, se cose en China y los botones se ponen en Hong-Kong, «y en todos esos países, hay niños esclavizados trabajando para hacer esa camiseta». Una realidad laboral de la que ha hablado hoy en Valladolid el pakistaní Ehsan Ullah Khan, un símbolo de la lucha por la esclavitud infantil y el trabajo forzado.

Y es que, detrás de esa blusa, esos vaqueros o esa chaqueta que te acabas de comprar, hay un largo proceso de producción que se desarrolla a miles de kilómetros, en aquellos países menos desarrollados donde los derechos humanos se vulneran cada día. «Tienen a niños trabajando 12 horas diarias y su salario es de 1 euro al día. Les hay que con tan solo tres años ya trabajan en la industria textil», ha relatado Ehsan, quien asegura que el problema se da especialmente en el Sur de Asia, esto es la India, Pakistán y Bangladesh.

Presidente del Frente para la Liberación del Trabajo Forzado de Pakistán (BLLF), Eshan lleva más de 40 años liberando esclavos. Pero una de sus principales cartas de presentación es haber sido amigo, más bien un padre, de Iqbal Masih, un niño cristiano que escapó del taller de alfombras en el que trabajaba desde los 4 años –trabajó para Ikea haciendo alfombras, cuenta Ehsan– como pago por una deuda imposible que su familia no tuvo otro medio de zanjar. Iqbal, que se convirtió en un símbolo mundial contra la esclavitud infantil, fue asesinado por ello en 1995.

«Legislación vinculante»

Desde Suecia, donde vive exiliado desde hace 22 años, Ehsan continúa su lucha. Ahora en España, recorrerá hasta el próximo 10 de mayo varias ciudades españolas para alertar sobre la complicidad de varias multinacionales europeas, muchas de ellas españolas. Y lo hace junto a la presentación de la plataforma DIGNItex, que lucha por el trabajo digno en la industrial textil de todo el mundo.

«El problema es que no existe una legislación vinculante internacional que exija responsabilidades dentro de esta industria», ha reclamado Juan Sabín, miembro de Dignitex, quien ha avisado de la necesidad de los consumidores de alzar la voz. «No debemos consentir que muchas empresas a las que compramos ropa, y que muchas son españolas, no tengan un control sobre los derechos humanos en su cadena de producción».

La plataforma está recogiendo firmas por toda España e impulsa una campaña para exigir a la Comisión Europea que haga efectiva la petición del Parlamento Europeo y ponga en marcha lo antes posible una legislación vinculante que garantice los derechos humanos en la cadena de producción del textil.

http://www.elnortedecastilla.es/valladolid/horas-trabajo-euro-20180421205231-nt.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *