Ethical time

Ignasi Eiriz: «Había que poner en contacto a marcas sostenibles y consumidores»
Existe un sector de la población que desea comprar ropa aplicando criterios éticos, sin contribuir a la explotación de los trabajadores del mundo en desarrollo y a la destrucción del medio ambiente. Y hay marcas textiles que cumplen con esos requisitos. Pero a los primeros les resultaba muy difícil encontrar a los segundos. Ahora lo podrán hacer gracias a Ethical Time, una aplicación para móviles desarrollada por este estudiante universitario y financiada gracias a una campaña de micromecenazgo que continua abierta. De esta manera, según su creador, se podrá «hacer posible la coherencia entre valores y acciones».

Además de las inquietudes sociales que le han llevado a luchar contra la explotación laboral en el mundo del textil, creando la asociación sin ánimo de lucro Ethical Time, este estudiante de Publicidad y Relaciones Públicas (Vilanova i la Geltrú, 1998) tiene como gran pasión la literatura. Escribe desde los 12 años y a su temprana edad ya ha autopublicado dos novelas, Una mirada entre las nubes y Un projecte de bojos (‘un proyecto de locos’ en catalán) y ha ganado media docena de premios literarios para relatos cortos.

¿Para qué sirve la aplicación Ethical Time?

Queremos crear un espacio virtual gratuito que sirva como punto de encuentro entre las marcas de moda sostenibles y los consumidores. A menudo nuestros valores no son los mismos que los de las marcas de ropa que llevamos, pero no es fácil encontrar alternativas. Con este ‘momento de ser éticos’ queremos hacer posible la coherencia entre valores y acciones, y enfrentarnos a un problema sobre el que a menudo nos da miedo reflexionar: la explotación laboral. Queremos incorporar a la app todas las tiendas españolas, físicas y online, que venden marcas responsables con las personas y el medio ambiente y que pretendan generar un impacto social positivo.

¿Y qué cuota del mercado de la moda cubren estas marcas éticas?

Apostaría a que no llega ni al 5%.

¿Cómo surgió la idea?

Nació cuando empecé a investigar dónde podía comprar ropa que no favoreciera la explotación laboral en países pobres. Poco a poco, gente de mi entorno comenzó a preguntarme dónde podía encontrar una bufanda o una camiseta fabricadas de forma más ética, y me vi asesorando cada vez a más gente. Al final eran tantos que me di cuenta de que hacia falta alguna cosa que facilitara esta información.

Ahora ya no está solo…

No, el proyecto cuenta con el apoyo de profesores de mi universidad, la Pompeu Fabra de Barcelona; de la Asociación Moda Sostenible España; del presidente de la asociación Justícia i Pau, Arcadi Oliveres; del sociólogo y politólogo Albert Sales, que trabajó durante años en la Clean Clothes Campaign; de Slow Fahion Next, el mayor directorio de moda sostenible de España… Hemos llegado a tener una treintena de colaboradores voluntarios, pero ahora queremos crear un equipo más sólido y profesionalizado.

¿Qué precio tendrá la aplicación?

Entrar a formar parte de la lista o descargarse la aplicación será totalmente gratuito. Queremos que el proyecto pueda llegar a la máxima gente posible. Y que sea colaborativo: que los usuarios puedan aportar información sobre los comercios cuando los visiten, y confirmar o desmentir la información que ofrezcamos. Nuestra meta es crear la primera red de consumidores de moda sostenible, cuyos socios serán los que hagan posible el mantenimiento y desarrollo futuro del proyecto, y podrán acceder a descuentos en las tiendas o acceso a ofertas exclusivas. Una comunidad así puede ayudar a cambiar las cosas.

¿Cuáles son los requisitos para que un comercio esté en la app?

Son tres. El primero de todos es que la marca garantice un trabajo digno, y si se trata de empresas de nuestro país ya lo damos por sentado. En segundo lugar, que produzca las prendas aquí o bien que utilicen materiales, tejidos y tintes, sostenibles, por lo menos en un 70%. Y en tercero, que se trate de una empresa de aquí, o que tenga una tienda física en el país. Si además aplican un modelo de economía circular o colaboran con algún proyecto social, eso ya sería poner la guinda al pastel.

¿Y cuántas han registrado hasta ahora?

Llevamos unas quinientas, entre físicas y online. La mayor parte del sector trabaja en línea. Y la mayor concentración, con diferencia, se da en Cataluña.

¿Cómo funcionará la aplicación?

Pues la primera vez que se entre habrá que registrarse y crear un perfil, y después se podrá buscar la pieza de ropa que se desee comprar mediante unos criterios de búsqueda: ¿qué clase de prenda?, ¿para quién?, ¿en qué ciudad?, ¿con qué presupuesto?… Y por otro lado se podrá escoger qué le exiges a tu marca según unos parámetros de sostenibilidad. Entonces aparecerá un mapa con las tiendas físicas (con información sobre cómo desplazarse a las mismas) y una lista de las tiendas online con sus espacios de compra.

La campaña de micromecenazgo para recaudar fondos para desarrollar la aplicación ha alcanzado su objetivo diez días antes del cierre… ¿qué harán con el dinero que siga llegando?

El dinero solicitado, 20.000 euros, se invertirá en el diseño final y la creación de la aplicación y la página web, que esperamos tener lista a finales de abril o primeros de mayo, y con el remanente que recaudemos a partir ahora ampliaremos la lista de comercios a los vendedores de complementos, como bolsos, mochilas y carteras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *